EL BUEN JUEZ POR SU CASA EMPIEZA


 
Lo más fácil en esta vida es dedicarse a denunciar lo que los demás hacen mal, o las conductas ajenas que no se apegan al pacto social, poner cara de enfado y golpear una mesa, mientras hacemos ver que tan malos son de quienes estamos hablando a través de los distintos medios de comunicación; sin embargo, nos es muy difícil reconocernos como malos ciudadanos, tal vez, porque reconocernos como tales, nos obliga necesariamente a actuar, a decidir: rectificar o continuar como si nada, pero decidir finalmente.
 
En la avenida Ferrocarril de Rio Frio en el oriente de la ciudad de México se encuentran ubicadas  las bodegas de las tiendas Elektra, un tramo de unos trescientos o cuatrocientos metros, que en cualquier sábado o domingo, se cruza en 5 minutos o menos, si no te toca esperar el cambio del semáforo; de lunes a viernes hasta media hora hay que esperar para poder avanzar, es una avenida que tiene 4 carriles, pero desafortunadamente los camiones transportistas que esperan turno para entregar en las bodegas de esa tienda  dejan únicamente dos carriles centrales para la circulación.  Agrégale a eso que el transporte público hace paradas en el segundo carril, solo queda uno para los automóviles particulares.
 
Muchos conductores buscan alguna calle paralela para cruzar Rojo Gómez, pero como son calles para tránsito local, son insuficientes para desahogar el cúmulo de vehículos que tratan de salir de la zona.
 
Por otra parte, las autoridades al conocer de las quejas de los vecinos, montan operativos de vez en cuando, pero al no ser permanentes es como tratar de curar un cáncer con aspirinas.
 
La solución es sencilla, que la recepción de mercancía de ese almacén se realice en el horario nocturno, para no entorpecer la salida de los vecinos, que además, seguramente son clientes del grupo Salinas, ya de las tiendas mencionadas, o por lo menos, espectadores de sus telenovelas o bien de sus noticiarios donde, por cierto, jamás han hecho algún reportaje de como esas maniobras de particulares afectan a miles de habitantes de esta ciudad, sin soslayar que contribuyen de manera formidable a que la contaminación se incremente por el conflicto vial que ellos provocan.
 
Definitivamente, El buen Juez por su casa empieza.
 
 
 
 
 
Post a comment or leave a trackback: Trackback URL.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: